Política

UNO: qué piensan y cuáles son los objetivos del nuevo espacio integrado por evangélicos

Entrevistado por Enfoque Evangélico, el diputado provincial de Santa Fe, Walter Ghione, habló sobre la conformación y objetivos de Una Nueva Oportunidad (UNO), el nuevo espacio político federal que actualmente está conducido por evangélicos y desea ganar terreno en toda la Argentina.

– ¿Cómo y por qué nació UNO?

Esto se gestó desde el año pasado un poco después de que la polarización nacional nos “había llevado puestos” a todos los que trabajamos desde la cuestión más que nada pro vida.  Entendíamos que teníamos que armar un espacio diferente a lo que estaba, aprender de los errores ajenos, entender que tenemos que fundamentarnos en un trabajo territorial y que tenemos que hacer un crecimiento de abajo hacia arriba.

No apoyarnos en conducciones que solamente salen de Buenos Aires sino algo más federal, entender la idiosincrasia de cada provincia. Apostar a eso, un armado bien local, bien provincial. Que la conducción sea una mesa redonda donde todos tengamos voz y voto, donde no haya uno más arriba y otro más abajo, sino todos en un mismo lugar. Ese es un poco el sentir.

Pusimos bases de nuestra política como la lucha contra la corrupción, la transparencia, los valores republicanos y como fundamento la causa pro vida.  Tenemos referentes en muchas provincias y muchos se están sumando. 

– ¿Las próximas elecciones legislativas de 2021 es uno de sus objetivos?

No nos desespera las elecciones de 2021 ni las de 2023. Creemos que esto es paso a paso. Nos interesa tener mucho más representaciones locales como concejales, presidentes comunales, de ahí hay una base de sustentación más trascendente para lo que es el espacio. Ese es el objetivo que nos hemos puesto.

No esperamos a líderes mesiánicos que vengan a irrumpir en la política para ponernos todos detrás porque son conocidos o tienen muchos seguidores en las redes. Eso es un poco menospreciar la política. Entendemos que la política es una herramienta de construcción. Más que en la próxima elección, nosotros pensamos en la próxima generación.

– En estos últimos días mantuvieron una reunión con referentes del PRO y se habló de “acercamiento”, ¿cómo trabajan el diálogo con otros espacios políticos?

Siempre vamos a tener apertura al diálogo. Hoy lógicamente por la coyuntura la oposición está más abierta, por eso estamos interactuando en rondas de charlas. Nos interesa saber qué es lo que ellos dicen y la autocrítica de lo que les ha ocurrido en la gestión anterior, marcarles esas diferencias que teníamos y que seguimos teniendo.

En cuanto al oficialismo, hoy están en una posición de Gobierno donde no tienen ese tiempo para poder interactuar con nuevos actores y también los temas que tratan nos separan. Por ejemplo, el tema del aborto que hoy se refiere Alberto Fernández. 

Respecto a la oposición a veces entiende que por querer acercarse a un progresismo que nunca los observó, que nunca los miró, dejaron de lado grupos que si bancaban una idea de República que ellos querían llevar adelante. Creo que ahí hubo una gran equivocación pero si ellos cuidan los valores de los sectores pro vida, evangélicos, del campo, que fueron muy maltratados en el tiempo del macrismo, creo que van a tener una chance de volver a gobernar este país. Después de esta pandemia veremos como queda el escenario pero ya comenzamos a avizorar algún movimiento muy fuerte de oposición por parte de la sociedad. 

– En varios medios ya se habla de “partido evangélico”, sin embargo no se lo puede calificar directamente de esa manera, ¿no es así?

No somos un partido confesional. UNO es un partido con una base en la defensa de la vida, es un espacio abierto. Tenemos mucha gente que no es evangélica pero se da la casualidad que hoy la conducción en general de cada de una de las provincias está en manos de evangélicos. Pero eso puede cambiar en un futuro. 

Inevitablemente al hablar de un espacio integrado por evangélicos en Argentina se hace referencia a la figura del presidente de Jair Bolsonaro, ¿cómo hacen para escapar a esa comparación?

Eso está instalado desde los medios de comunicación con una intencionalidad muy marcada desde los grupos de izquierda. Yo lo corto por lo sano: los mismos evangélicos que apoyaron a Bolsonaro esta última vez fueron los que apoyaron a Lula y a Dilma. De eso no se habla. Uno trata de ángel o demonio según donde se quiera parar.

UNO: qué piensan y cuáles son los objetivos del nuevo espacio integrado por evangélicos 2

Bolsonaro puso de ministros a pastores evangélicos pero antes de eso son personas que están formadas para la gestión, que venían trabajando, no como en Argentina que si hacemos un paralelismo son pastores que los sacaron de un barrio y los pusieron a gobernar. De hecho en Brasil hay partidos evangélicos que no están de acuerdo con Bolsonaro y es válido también. No me preocupa la relación que se puede hacer. 

¿Mantuvieron un diálogo con Cynthia Hotton y Gomez Centurión respecto a UNO?

No, no pudimos charlar con ellos pero sí con gente de su espacio que nos preguntaron qué era UNO. Creo que son espacios que están en formación, trabajando cada uno en su sector y buscando su nicho de adeptos. En algunos aspectos tenemos más acercamientos y en otros tenemos diferencias. Nuestro espacio no intenta estar tirado a ningún extremo, estamos más parados en un centro.

UNO: qué piensan y cuáles son los objetivos del nuevo espacio integrado por evangélicos 3

Hay algunas consideraciones de esos espacios la cual no compartimos pero no quiere decir que no podamos dialogar. Esperemos tener una oportunidad más adelante si ellos así lo desean, de poder confluir en algunas ideas y porque no más adelante en un plan de acción. UNO no se cierra a nada ni a nadie. 

¿Cómo será su relación con las personas que quieran afiliarse o sumarse al espacio? 

Entendemos que necesitamos formar militancia. Hoy puede haber muchos evangélicos con ganas pero como militantes políticos no están formados. Tenemos que ocuparnos mucho en eso, sin mirar la próxima elección, estamos mirando a algo más a mediano y largo plazo. 

Nosotros estamos creando una escuela de política. Hay dos instancias de formación: la primera es la formación académica a la que muchos de nuestros jóvenes apuntan para crecer intelectualmente y estar más formados. Pero después hay un desarrollo de la militancia, un lugar más hacia abajo donde muchas veces está descuidado.

Ahí es donde apuntamos la formación, donde haya comedores, merenderos, lugares de territorio. Son esos referentes barriales que son muy necesarios para hacer política y si hacemos hincapié en la formación académica, logramos tener buenos cuadros técnicos pero cuando llegan no tiene la menor idea de cómo hacer política. 

¿Cómo te imaginás a UNO en el 2023?

Yo la verdad que no pienso en las próximas elecciones presidenciales, creo que si pensamos en eso le erramos. UNO tiene que ser una idea y un espacio en el que podamos compartir aún en las propias diferencias que podamos tener y que pensemos realmente en un proyecto a largo plazo, en un país dentro de 20 a 30 años.

El resto vendrá como consecuencia de y no como el fin de lograr los próximos diputados nacionales o colocar la candidatura de un presidente, es más, un candidato a presidente no sirve de nada si no tenés una base sustentable de militancia en los territorios donde ya podamos haber dado muestras de idoneidad y capacidad en los diferentes cargos que hayamos logrado.

Nosotros lo que queremos es que UNO crezca en todo sentido y que podamos tener los mejores cuadros formados y preparados para el momento que sea necesario, que acompañen la coyuntura y las condiciones para hacer un buen papel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Botón volver arriba