Sociedad

Pastor denunció discriminación religiosa: “No quieren que las iglesias estén funcionando”

Se trata del pastor Edwin Jenkins de la iglesia Comunidad Redentor, ubicada en el municipio santafesino de Puerto San Martín.  El jueves 16 de julio, un agente de la comuna le informó que no estaban habilitadas las reuniones y debían finalizar la celebración en la que había un máximo de 30 personas, más allá de que hace días rige una autorización provincial y nacional.

Según informó Jenkins en diálogo con Medios en Red, la iglesia contaba con sanitización a la entrada del complejo, separación de la distancia correspondiente entre las personas y el máximo permitido de 30 congregantes. “Nos sentimos discriminados porque teniendo la autorización del gobierno nacional y provincial, no contando con casos de COVID-19 en la ciudad, y no existiendo ordenanza que disponga lo contrario, no quieren que las iglesias estén funcionando”, afirmó.

El pastor señaló que luego de lo ocurrido “el Juez de Faltas nos advirtió que, si el domingo abríamos, se llegarían hasta el auditorio para clausurar la iglesia” pero indicó a la fuente que las reuniones se llevaron a cabo sobre el artículo 40 de la Decisión Administrativa N° 1146/20, donde la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación exceptuó de la prohibición dispuesta en el Artículo 9° inciso 1 del Decreto (DNU) N°520/20 a la Provincia de Santa Fe, expresamente a la práctica de actividades religiosas con concurrencia de hasta treinta (30) personas, que para la Provincia de Santa Fe la actividad, en forma individual, había sido ya exceptuada por Decisión Administrativa N° 810/20 de la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación y, en consecuencia, habilitada por Decreto N° 0449/20 y luego redefinida por los similares Nros. 0487/20 y 0489/.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Botón volver arriba