Sociedad

Ocho iglesias se unieron para ayudar a barrios vulnerables de CABA con una tonelada de alimentos

Un total de 35 voluntarios de 8 iglesias participaron el pasado viernes 22 de mayo en una jornada solidaria que se llevó a cabo en Barrio Padre Rodolfo Ricciardelli conocido comunmente como 1-11-14 y en el barrio 20 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Acompañados por un referente barrial, los voluntarios  entregaron una tonelada de alimentos y productos de protección como repelente y espirales para prevenir el dengue y lavandina, alcohol en gel y antiparras para tomar las medidas de precaución respecto al COVID-19.

El pastor Chris Méndez de la Iglesia Hillsong Argentina confesó a Enfoque Evangélico que la jornada fue “súper emotiva” por “ver como una idea tan pequeña de conectar con 7 iglesias pudo producir un impacto tan grande como lo es alimentar a miles de personas que serán atendidas a través de estos comedores”.

Ocho iglesias se unieron para ayudar a barrios vulnerables de CABA con una tonelada de alimentos 1

Las congregaciones involucradas (Iglesia Eco, Saddleback Church Buenos Aires, Experiencias con Dios, Iglesia Nexo, CFC Cañuelas, Hillsong Argentina, Iglesia Cristiana Fuente de Vida, El amor hace lo imposible) trabajaron en conjunto desde la logística, la compra de mercadería, el armado de los packs y las notas de agradecimiento así como el traslado y la entrega de las donaciones.

Ocho iglesias se unieron para ayudar a barrios vulnerables de CABA con una tonelada de alimentos 2

“Ver la cara y la respuesta de los que manejan los comedores cuando entrábamos y nos preguntaban ¿qué iglesia es? Y les decíamos que no es una iglesia sino que son varias iglesias que nos unimos para ser de bendición. Me encanta que Dios pudo tomar una idea tan pequeña que uno pudo tener y hacer algo grande con eso“, declaró el pastor Méndez.

Durante la jornada recorrieron las zonas donde se habían identificado los comedores más necesitados por la multiplicación de viandas debido a la paralización de la actividad económica por la cuarentena.  Por último, los voluntarios pudieron escuchar a la gente y orar por ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Botón volver arriba