Sociedad

Auto-culto: iglesia de GBA presentó un protocolo para comenzar con la modalidad

Según informó hoy el Diario Clarín, las autoridades de la iglesia evangélica Reyes de la Tierra del partido bonaerense de San Miguel elaboraron un protocolo para comenzar con cultos transmitidos desde una pantalla gigante, con pocas personas en la plataforma y que los presenten participen dentro de sus autos.  Serían “reuniones” de hasta 200 vehículos, de una hora de duración y para realizar los sábados y domingos.

La experiencia avanza en la localidad bonaerense de San Miguel, al oeste del GBA, y ya fue presentada ante las autoridades municipales. “Tenemos que evaluar si se cumplen todos los requisitos que exigen los responsables de Salud de la Provincia y de la Nación. Entonces se podría autorizar”, confesaron las autoridades locales.

De acuerdo con el protocolo presentado en la comuna, antes de ingresar al predio se tomará la temperatura corporal a los asistentes, nadie podrá bajar de su auto, habrá baños químicos fuera del perímetro de la “iglesia”, los coches estarán a 1,5 metros de distancia uno del otro y a cuatro metros de la pantalla los de primera fila.​

La ceremonia contempla la presencia del pastor, los músicos y los oradores. Todos estarán a dos metros de distancia entre si.​

Según el reglamento que presentaron en la municipalidad de San Miguel, pretenden encontrar un espacio público para que puedan ingresar entre 100 y 150 vehículos. Lo necesario para instalar la “autoiglesia” lo proveerá la iglesia.

Hay algunas opciones que evalúan en Reyes de la Tierra para concretar esta novedosa práctica. Tienen en carpeta las plazas públicas, algún estacionamiento o avenidas anchas. Como las Mitre, Ricardo Balbín o Presidente Perón, de la ciudad de San Miguel. “Lo último que se definirá es el lugar”, aclaró Aquino.

La parálisis de las prácticas relacionadas con el culto de la fe es una preocupación de todas las religiones. Hace un mes, el presidente del Episcopado católico, obispo Oscar Ojea, le pidió al Gobierno una apertura gradual del acceso a las misas. Siempre con los cuidados que exigen los especialistas sanitarios.

Toda práctica religiosa impone cercanía. Y el nuevo coronavirus conspira contra eso. Cuando se habilitó la cuarta fase del aislamiento social preventivo obligatorio, el Gobierno autorizó las “actividades religiosas individuales en iglesias, templos y lugares de culto de cercanía, correspondientes a la Iglesia Católica Apostólica Romana y las entidades religiosas inscritas en el Registro Nacional de Cultos”.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Botón volver arriba